“VIEJITA MÍA”

VIEJITA MIA

Viejita mía por Dios
Me está agonizando el alma
Te me fuiste con el alba
Sin poder decirte adiós.
Viejita no sé si yo,
Pude agradecerte en vida,
Antes de hacer mi partida,
Por todo lo que me dio.
Un día me marché yo,
Viejita lejos de usted
Y una herida le dejé,
Profunda en su corazón.
Yo sé me dio su perdón,
Viejita mía lo sé.
Pero eso yo sé que fue,
Para que triste no andara.
El vacío que dejara,
Yo en usted o viceversa,
Viejita es una compresa,
De tristeza y agonía,
No pasa tan solo un día
Que yo no piense en usted.
Ni a pesar que se me fue,
Viejita de mis encantos.
Yo a usted hoy la amo tanto,
Tanto como a nadie mas,
Y sé que hoy usted está,
En un lugar especial.
Como usted no hay otra igual,
Y sé que jamás la habrá,
Lo que usted me dejó acá,
Sembrado en el corazón,
Es una eterna lección,
Que muy viva la mantengo,
Tu ejemplo siempre sostengo,
En el mayor pedestal,
Y a veces quiero gritar,
A tus oídos mi llanto,
Porque Viejita fue tanto,
Lo que tú hiciste por mí,
Y recuerdo que yo fui,
Tan insoportable a veces,
Yo sé que cuando uno crece,
Es que aprende a valorar.
Si yo pudiese cambiar,
Viejita mía el pasado.
Viejita te hubiese amado,
Desde el mismo primer día.
Te colmara de alegría,
De caricias y de besos,
Agotara los excesos,
De amor y felicidad,
Te trataría con bondad,
Con respeto y con ternura,
Tomaría sepultura,
Sin pensarlo en tu lugar,
Si yo pudiera cambiar,
Viejita mía contigo.
Aceptaría castigo,
Por las veces que te herí,
Y viviría feliz,
En el mismísimo infierno,
Viejita de brazos tiernos,
Porque estuvieras aquí.
Así te amo yo, así.
Viejita de mis entrañas,
Tu sacrificio y hazaña,
En mi yo llevo grabado.
En mis hijas he sembrado,
De tu árbol la semilla,
Y ojalá mi Viejecilla,
Y eso es un gran ojalá,
Que alguna logre en verdad,
Ser la mitad que usted fue.

©Lázaro Oscar Correa Govea. 12/03/2013

“SIN VOTO Y SIN IMPORTANCIA”

SIN VOTO Y SIN IMPORTANCIA

La idolatría suprema
A la ceniza de agravo
Naciente del propio esclavo
Por su doctrina y esquema.
En la candela se quema
Víctima de su ignorancia
Su miseria es la constancia,
Su dictador, permanente ;
Y su corazón y mente,
Sin voto y sin importancia.

©Lázaro Oscar Correa Govea. 08/04/2019

TIBURÓN VS DELFÍN (CONTRAPUNTO DE PERSONIFICACIÓN)

l.facebook.com/l.php

TIBURÓN versus DELFÍN (Contrapunto de personificación)

Tiburón-versus-delfín

TIBURÓN VERSUS DELFÍN

TIBURÓN VERSUS DELFÍN
Tiburón: ©Lázaro Oscar Correa Govea. (USA undefinedundefined)
Delfín: ©Rubén Sada. (Buenos Aires, Argentina undefined)

♦ DELFÍN 1 ♦
Con la espinela marina
me apersono en este mar,
dispuesto a contrapuntear
entre Texas y Argentina.
Nerviosa la hemoglobina
de mi juego bailarín,
soy el más manso delfín
del poético chapuzón,
y se acerca un tiburón
que amenaza con mi fin.

TIBURÓN 1 ♦
Y yo soy el tiburón,
el más temido del mar,
hoy no me podrás parar
ni siquiera con arpón.
Tírate un chirrido y pon
a funcionar tu neurona,
porque entrarás en la zona
más temida del planeta,
ni con tu astucia completa
saldrás hoy de esta encerrona.

♦ DELFÍN 2 ♦
Soy el más bueno del mar,
soy el más noble mamífero,
ni un pececito mortífero
a mí me puede encerrar.
El más veloz de altamar,
de más tiernas expresiones,
no existen comparaciones
de la inmensa simpatía,
con la brutal felonía
de sangrientos tiburones.

♦ TIBURÓN 2 ♦
El delfín se envalentona
y hasta se cree chistoso,
él no sabe que lo acoso
con la aleta que impresiona.
Cuando mi ímpetu acciona
mi mordida es eficaz,
y tú delfín no podrás
por rápido que tú seas,
escapar en las mareas
cuando te caiga detrás.

♦ DELFÍN 3 ♦
No tengo miedo a tu aleta,
ni me impresiona tu dorso,
me da más risa que el corso
de Carnaval tu careta.
Una bomba en una isleta
no me logró exterminar,
ni la bomba nuclear
que explotaron en Bikini,
yo brindé con un Martini
que he logrado perdurar.

♦ TIBURÓN 3 ♦
Soy la magnífica especie,
la más antigua de todas,
me han hecho cantos de odas,
delfín, no me menosprecie.
Si me provoca a que arrecie
la sangre aquí correrá,
el mar no le alcanzará
para huir de mis colmillos,
prosiga por los sencillos,
parajes por donde va.

♦ DELFÍN 4 ♦
El serrucho puntiagudo
que ostentas en tu sonrisa,
a mí no me atemoriza
y que me muerda, lo dudo.
No me asusta un bagre rudo,
de diente y muela infantil,
me haré un regalo sutil
pues me voy a fabricar
con tus dientes un collar
finísimo de marfil.

♦ TIBURÓN 4 ♦
Sigue, Flipper, con su empeño
de pececito encantado,
cuando le meta un bocado
se le va a quitar el sueño.
Repito: yo soy el dueño
de los mares de este mundo,
él no sabe del rotundo
pánico que dejó Jaws,
¡Ave María, por Dios!
¡Corre, delfín, que te hundo!

♦ DELFÍN 5 ♦
Si te has mirado al espejo
del agua donde te bañas,
sos más feo que pirañas,
que el calamar y el cangrejo.
Tu colmillo desparejo
a Spielberg dio pesadez,
ni tu magra intrepidez
ni tu aullido me conmueven,
le diré a mi amigo Steven
que filme “Tiburón diez”.

♦ TIBURÓN 5 ♦
No sé por qué se empecina
si la TV americana,
me regala una semana
por ser mi estirpe tan fina.
Mi belleza contamina
la mente de cada ser,
delfín, tú te das a ver
con carita buena y mansa,
¡por eso es que no me alcanza
ni siquiera pa’ comer!

♦ DELFÍN 6 ♦
Mi bondad no significa
que tengo debilidad,
al contrario es la amistad
lo que mi bondad predica.
La virtud que dignifica
ser un rey de gladiadores,
no será inspirar temores
ni sus tan filosos dientes…
¡He visto muchos valientes
en los ganchos pescadores!

♦ TIBURÓN 6 ♦
Esos ganchos pescadores
no discriminan la esencia
de su astucia o mi potencia
de exterminio los peores.
Mejor es que te cerciores
de tu alrededor constante,
pues mi colmillo es tajante
y mi mordida precisa,
pero si un barco te iza
te aporrean con picante.

♦ DELFÍN 7 ♦
No seré yo tu bocado
ni condimento en tu dieta,
no me da miedo tu aleta
porque es un misil mi nado.
Soy más veloz que un pescado,
más veloz que la metralla,
tengo olímpica medalla
ganada en los siete mares,
enamoran mis cantares
a la sirena que encalla.

♦ TIBURÓN 7 ♦
Sigues en ese confín,
por eso tanto se esmera,
pero aquí en esta carrera
siempre serás el “Del Fin”.
Yo me llevaré el botín
en mi estómago salado,
de un delfincito adobado
con alga vegetariana,
y voy a dejar mañana
tu espinazo en algún lado.

♦ DELFÍN 8 ♦
Yo no soy comida rica,
ni vegetariana alga,
no soy chuleta que valga
ni carne que se mastica.
Soy aliado que salpica
a mis amigos de gloria,
si el hambre es tu trayectoria
consigue atún o fiambre
y si no te calma el hambre,
¡cómete una zanahoria!

♦ TIBURÓN 8 ♦
Te confundes delfincito,
yo no soy vegetariano,
carnívoro simple y llano
cazando soy exquisito.
Cazar es el requisito
para ser tan formidable,
tú no cazas por amable,
o porque no sabes cómo,
le pones la tapa al pomo
por querer ser tan confiable.

♦ DELFÍN 9 ♦
¡No te tengo ningún miedo,
titán de dientes picados!
En mis vuelos ondulados
le escapo a cualquier enredo.
Soy más veloz que un torpedo,
y el océano es mi pista,
no hay tiburón que resista
ni me alcance al paladar…
¡Mejor empieza a ahorrar!
Gastas mucho en el dentista.

♦ TIBURÓN 9 ♦
Yo, idolatría suprema,
tú, pececito de acuario,
yo un tesoro epistolario
y tú ya aquí en anatema.
Yo, cauteloso de extrema,
tú a las sirenas cantando,
yo te estoy examinando
a ver por dónde te muerdo,
por el derecho o izquierdo
el diente estoy afilando.

♦ DELFÍN 10 ♦
Ya que no me has capturado
ni me supiste alcanzar,
te quedarás sin cenar,
sin pez y encuarentenado.
Mas, como soy educado
por manada inteligente,
si el hambre se te arrepiente
y a mí no me desmenuza,
te invito a comer merluza
en mi cueva monoambiente.

♦ TIBURÓN 10 ♦
Yo soy el Megalodón
gigantesco sobrenombre,
muy fácil me trago a un hombre,
un delfín será un soplón.
Pero bajo la presión
no quiero darte yo alcance,
de que vivas te doy chance,
así todo es más hermoso,
verte nadar me da gozo
en un perfecto balance.

Rubén Sada (1)
Se hermanaron en el mar
un delfín y un tiburón…

Lázaro Oscar Correa Govea(1)
Y en esta hermosa ocasión
juntos se van a nadar.

Rubén Sada (2)
El agua de improvisar
hizo crecer la marea…

Lázaro Oscar Correa Govea (2)
Y le agradece la idea
de esta forma tan osada…

Rubén Sada (3)
Lo saluda el delfín Sada
al bravo escualo Correa.

© Rubén Sada y ©Lázaro Oscar Correa Govea. 03-21-2020