La muela de Lingote

aguilera

Ya he hablado de José A. Blanco Sales, el tipo que durante la lucha contra Batista delató a mi madre, pero que después de 1959 fue premiado, extrañamente, con el discutible mérito de ser uno de los tantos esbirros interrogadores del G-2 castrista.

Parece que tuvo éxito quebrando voluntades, porque llegó a ser Teniente Coronel de la Seguridad del Estado y murió rodeado de todas las ventajas que eso implica.

En pocas palabras: fue un esbirro de éxito.

Una de las fuentes de ese éxito fue lo que durante mucho tiempo se conoció, en las mazmorras castristas, como la muela de Lingote.

Un discurso que partió del hecho, ya hoy bien conocido, de que el enfrentamiento inicial, contra los bandidos de la Sierra Maestra, atrajo a un grupo muy heterogéneo de luchadores cubanos.

Coincidieron antiguos esbirros batistianos, militares de Batista que nunca le tocaron un pelo a nadie…

Ver la entrada original 1.007 palabras más

Publicado por

Mi Exilio En Poesía

Sincero y muy realista, Responsable y luchador. Siempre agradezco un favor, Y no soy materialista!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s